.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
PERÚ Y ECUADOR
Perú y Ecuador son dos naciones extremadamente similares, nos une no solo una similar geografía sino además
de ello lazos que van desde lo cultural, étnico, lingüístico e histórico, claro está que estas dos naciones nacieron
para estar juntas y de la mano forjar un futuro que sea tan grande como en un momento su rico pasado lo fue.

Lamentablemente por eventos y decisiones que en muchos casos nisiquiera fueron efectuados por peruanos ni
ecuatorianos, hoy nos encontramos con un panorama en donde dos países que a todas luces deberían ser uno
solo, se encuentran separados por una imaginaria línea fronteriza, la cual a pesar del tiempo y los conflictos no
han logrado cortar ese cordón umbilical que nos une como hermanos de una sola gran patria.
Centro arqueológico de Ingapirca, parte de la antigua
Tomebamba, actual Cuenca en Ecuador
Perú y Ecuador, unidos desde antes de la llegada de
los españoles - El Imperio Inca.

Tanto el Perú como Ecuador vivieron con gran intensidad la gloria y la caída del más grande Imperio del
continente. El Imperio Inca cubrió casi en su totalidad los actuales territorios peruanos y ecuatorianos, y
aunque el poder central del incanato se encontraba en su capital el Cusco, el territorio ecuatorio fue un
importante bastión para los incas, Quito jugó un papel fundamental en la historia incaica, recordemos también
que ATAHUALPA, que aunque el orígen de su nacimiento aún se debate, era considerado príncipe de Quito.
Huayna Cápac - Nacido en
Tomebamba (Actual Cuenca - Ecuador)
Pero Atahualpa no fue el único inca proveniente del Ecuador, un gran emperador del incanato nació en tierras
ecuatorianas, nos referimos a HUAYNA CAPAC, hijo del también emperador Túpac Yupanqui. Huayna Cápac fue el
onceavo inca y nació en la por entonces ciudad inca de Tomebamba (también conocida como Tumipampa), es
importante a su vez remarcar que la actual ciudad de CUENCA en Ecuador fue fundaba sobre las bases de la
ciudad inca de Tomebamba, hoy en día se puede apreciar parte de lo que fue esta ciudad en las ruinas incaicas
de INGAPIRCA las cuales se encuentran muy cerca de la ciudad de Cuenca.
Tanto antes como después de la llegada de los
españoles los territorios de Ecuador, Perú y Bolivia
nunca dejaron de ser uno solo.
Ecuador, Perú y el comienzo de su desmembramiento -
Simón Bolívar.

Es realmente lamentable saber que en la gran mayoría de casos en que nuestra gran nación andina se desmembró
no fue ni siquiera por la "voluntad popular de nuestros pueblos" sino por la ambición y codicia de personajes que
ni siquiera nacieron en estas tierras. Es pues el caso del por muchos glorificado Libertador Simón Bolívar, la
ambición de éste personaje por despojar de la gloria a José de San Martín y su vasto conocimiento de la riqueza
del continente, en especial la del Perú (inculcada desde pequeño por sus maestros Andrés Bello y Simón
Rodríguez) hicieron que en el libertador naciera no solo una profunda admiración por todo lo que significada el
Perú histórica y culturamente, sino también el temor a que el Perú se pudiera convertir, luego de las guerras de
independencia, en una potencia continental la cual pudiera hacerle competencia a su principal sueño que era la
creación de la GRAN COLOMBIA.
El verdadero sueño de Bolívar, la creación de la Gran
Colombia.

Sin duda Simón Bolívar es el personaje e ícono más representativo cuando se habla de unión latinoamericana y
de esa soñada "Patria grande", pero ¿puede alguien pensar que Bolívar realmente quería la unión de los países
que liberó cuando para debilitar al Perú, porque lo consideraba una amenaza por ser demasiado rico en recursos
y grande en territorio, le arrebató la provincia de Guayaquil y luego le quitó los territorios del Alto Perú
(Audiencia de Charcas) para crear la República de BOLÍVAR? (que luego pasaría a llamarse Bolivia).

Lo del sueño de la "unión americana" de Bolívar, basándonos en hechos podría hasta tomarse como una mentira
o falacia. Él añoraba la creación de La Gran Colombia y toda la política que ejerció tanto en Venezuela, Colombia
y el Perú, se enfocó básicamente en hacer éste anhelo una realidad. Anexó Guayaquil EN CONTRA de la voluntad
popular de los Guayaquileños y por si esto fuera poco ambicionó los territorios de Tumbes, Jaén y Maynas, pero
volvamos a hacernos la pregunta, ¿Quería realmente Bolívar una unión con los países que liberó?, seamos más
específicos, ¿Quería realmente Bolívar una unión con el Perú?, la historia nos muestra todo lo contrario, puesto
que todo el accionar de Bolívar más hacía parecer un resentimiento y hasta odio por los peruanos, pero veamos
unos ejemplos de como estos sentimientos salen a flote en puño y letra del "libertador":



"...Yo creo que puedo ir sin peligro a Bogotá, para volver luego a entender los limites con el Perú, que
es de mucha trascendencia, porque la provincia de Maynas dada por el rey al Perú envuelve por
nuestra espada todo el Sur de Colombia (Gran Colombia), (...)
el Perú con todo lo que NOS DEBE solo
piensa en nuestra ruina
!..."

                                                     Carta de Bolívar a Santander, 27 de Octubre de 1822.



"Los peruanos son muy graciosos, nos tienen usurpadas dos provincias (en referencia a Jaén y
Maynas); a Buenos Aires cuatro (se refiere a las provincias del Alto Perú) y disputan a Chile a Chiloé, y
despues tienen miedo que los conquisten, porque
siempre el ladrón tiene miedo de la justicia."

                                                     Carta de Bolívar a Santander, donde llama a los
                                                     peruanos "Graciosos y ladrones", 14 de Febrero de
                                                     1823.



"¡Ciudadanos y soldados! La perfidia del gobierno del Perú ha pasado casi todos los limites y hollado
todos los derechos de sus vecinos de Bolivia y Colombia (...) Referiros el catálogo de crímenes del
gobierno del Perú, sería demasiado, y vuestro sufrimiento no podía escucharlo sin un horrible grito de
VENGANZA; pero yo no quiero excitar vuestra indignación, ni avivar vuestras dolorosas heridas. Os
convido solamente a alarmaros contra
ESOS MISERABLES (...). Armaros colombianos del sur, volad a
las fronteras con Perú y esperad allí la hora de la vindicta. Mi presencia entre vosotros sera la señal de
combate!"

                                                     Proclama de Bolívar a sus compatriotas
                                                     grancolombianos, luego de enterarse de que en el
                                                     Perú le habían abolido su presidencia vitalicia
                                                     (dictatorial) y en donde llama a la venganza y llama
                                                     miserables a los peruanos, incitando a la
                                                     recuperación de Jaén y Maynas, 3 de Julio de 1828.



"Estos peruanos no sirven para soldados y huyen como gamos! (...), No de usted un cuarto por todo el
Perú
, aunque nadie se menea para nada ni parece que se inquietan esos señores del menor peligro.
Algunas veces no les entiendo su lengua Inca, no se si estan o no tranquilos!"

                                                     Carta de Bolívar a Santander, 8 de Diciembre de
                                                     1824.



"Ya no hay que contar con los chilenos y argentinos, y estos peruanos son los hombres más miserables
para la guerra
! Desde luego, debemos resolvernos a sostener solos esta lucha."

                                                     Carta de Bolívar a Santander, 21 de Diciembre de
                                                     1824.
El verdadero sueño de Simón Bolívar, la creación
de La Gran Colombia.
Queda claro pues, que una persona que siente tanto desprecio y odio hacia un país y su pueblo difícilmente
quiera una unión con éste. Como consecuencia de ello el Perú experimentó varios fraccionamientos en su
territorio, uno de ellos fue la por entonces provincia de Guayaquil, pero veamos como ocurrieron los hechos.

Como habíamos dicho antes, el real sueño de Simón Bolívar era la creación de la GRAN COLOMBIA, territorios
que en su proyecto tenían que comprender su natal Venezuela, Colombia, Panamá (que en ese momento era
parte de Colombia) y la audiencia de Quito (actual Ecuador), pero aparte de estos territorios, Bolívar ansiaba
también los territorios de Tumbes, Jaén y Maynas, los cuales se encontraban en poder del Perú, de la misma
manera ambicionaba poseer la provincia de Guayaquil, la cual era parte de la audiencia de Quito y que tenía
grandes lazos comerciales y culturales con el Perú.

Prácticamente con la mayoría del territorio que anhelada unido bajo su liderazgo solo faltaban unir las provincias
de la audiencia de Quito -que aún estaban en manos de los españoles- y las de Tumbes, Jaén y Maynas en
poder del Perú. Para que esto sucediera era necesario para Bolívar llegar al Perú, pero para poder hacer lo que a
el más le convenga una vez ahí, era NECESARIO primero deshacerse de José de San Martín y su protectorado e
influencia en tierras peruanas.
Simón Bolívar
Bolívar y sus intentos de desestabilizar a Don José de
San Martín en el Perú.

Como ya lo hemos dicho, para que Bolívar pueda realizar todos sus proyectos expansionistas para La Gran
Colombia, era vital que el llegase al Perú y ejerciera el poder absoluto y de esta manera hacer y deshacer a sus
anchas, pero esta tarea se mostraba imposible con la presencia de Don José de San Martín a la cabeza del
gobierno peruano. Es así como se propone desestabilizar su presencia en el país para él tener el camino libre y
una vez en el Perú obtener el poder absoluto.




Primer intento de desestabilización de San Martín en el
Perú.

En Octubre de 1821 se produce un intento de rebelión contra Don José de San Martín, donde participa el coronel
Venezolano (misma nacionalidad de Bolívar) Tomás Heres, el cual se sospechaba mantenía contactos con
Bolívar. Apresado el coronel Heres es puesto a disposición de San Martín, en donde la única defensa que
presentó el venezolano fue acusar a los que lo acusaban, argumento bastante poco creíble teniendo en cuenta
que los militares que acusaron al Coronel Heres eran argentinos, los cuales habían sido parte de las hazañas y
gloria de San Martín, incluso muchos de ellos eran jefes de su estado mayor. Quedó claro que los argumentos de
Tomás Heres eran incongruentes, siendo deportado a Guayaquil. Lo interesante de esta historia es que luego del
retiro de José de San Martín del Perú el General venezolano Tomás Heres regresó al Perú pero con Bolívar,
convertido en un importante asesor y general de los ejércitos del libertador.




Segundo intento de desestabilización de San Martín en
el Perú.

Pero si para algunos no queda muy claro el intento de Bolívar por acabar con la influencia de José de San Martín
en el Perú, queda más que claro en el caso de su enviado Joaquín Mosquera. Con una gran hipocresía Bolívar
escribe una carta a San Martín recomendando los servicios de Mosquera:


"(...) Vuestra Excelencia (José de San Martín), colocado al frente del Perú, está llamado por una suerte
afortunada a sellar con su nombre la libertad eterna y la salud de América. Es vuestra excelencia a
quien esa bella nación deberá en su más remota posteridad, no solamente su creación, sino su
estabilidad social y reposo doméstico. Tal es el designio que se  ha propuesto el gobierno de Colombia
(Gran Colombia) al dirigir cerca de vuestra excelencia a nuestro ministro plenipotenciario senador
Joaquín Mosquera. (...) Dígnese vuestra excelencia a acoger esta misión con toda bondad. Ella es la
expresión del interés de América. Ella debe ser la salvación del Mundo Nuevo. Acepte vuestra
excelencia los homenajes de la alta consideración con que tengo el honor de ser vuestra excelencia su
obediente servidor."

                                                                                                                    Simón Bolívar.


Pero si por un lado el Libertador Simón Bolívar mostraba su profunda preocupación por el destino del continente
y recomendaba con entusiamo a su ministro Joaquín Mosquera para que fuera acogido por San Martín y
colaborara con él, por otro lado Bolívar le hacía llegar a Mosquera por escrito su verdadera misión en el Perú, la
cual no era otra que la desestabilización del gobierno de San Martín, ésta es parte de la carta que le dirigió
Bolívar a Joaquín Mosquera con dichas instrucciones:


"(...) Es preciso trabajar porque no se establezca nada en el país (Perú) y el modo más seguro es
dividirlos a todos
. La medida adoptada por Sucre de nombrar a Torre Tagle, embarcando a
Riva-Aguero (...) es excelente. Es preciso que no exista ni simulacro de gobierno y esto se consigue
multiplicando mandatarios y ponerlos en oposición.
A mi llegada el Perú debe ser un campo rozado
para que YO pueda hacer en él lo que convenga.
"

                                                                  Simón Bolívar en carta a Joaquín Mosquera.
Joaquín Mosquera,
encargado por Bolívar
para desestabilizar a
San Martín en el Perú.
La Batalla de Pichincha, el comienzo de la separación
del Perú y Ecuador.

Bolívar sabía que para llegar al Perú era necesario primero pasar por Quito y sacar a los españoles que aún
defendían ese territorio, y pensó que la mejor manera de hacerlo era desde Guayaquil y de paso apoderarse de
este puerto que era parte de la Audiencia de Quito y que prácticamente estaba controlado por el Perú tanto
cultural como comercialmente. Es así como Antonio José de Sucre (general al mando de Bolívar) llega a
Guayaquil con sus tropas en Mayo de 1821.

Pero la situación de Sucre no era la mejor, no había podido incursionar hacia el interior y había sido derrotado
por el general español Aymerich en la Batalla de Huachi, a unos 130km de Quito, siendo forzado a replegarse
nuevamente a Guayaquil. Viendo los malos resultados, Sucre envió reiteradas cartas a San Martín pidiendole
ayuda y refuerzos, finalmente San Martín accedió a enviar esta ayuda pero no cuando Sucre se lo pidió, sino
cuando LA JUNTA DE GOBIERNO DE GUAYAQUIL solicitó dichos refuerzos.

Fueron dos divisiones peruanas las que San Martín envió en ayuda de Sucre, una división de Piura y una de
Trujillo con aproximadamente 1,600 hombres. Este ejército peruano estaba al mando del general Andrés de
Santa Cruz. Reclutando a más hombres en el camino Santa Cruz logró llegar a Pichincha con un contingente de
3,200 hombres, la mitad de ellos peruanos, esta ayuda enviada desde el Perú fue decisiva para el triunfo en la
Batalla de Pichincha que determinó la independencia de la audiencia de Quito y la provincia de Guayaquil, pero
que irónicamente para el Perú significaría el comienzo del desmembramiento y la separación de Peruanos y
ecuatorianos en dos naciones distintas.




La pérdida de Guayaquil.

Luego del triunfo en la Batalla de Pichincha, Bolívar, que no había participado en la batalla dado que se
encontraba por ese entonces en Pasto (Colombia), se enrumbó hacia Quito para celebrar por todo lo alto la
victoria, a la vez que por lo bajo había dado órdenes al General Salom y a sus tropas para que se dirigan a
Guayaquil y tomen posesión del puerto en nombre de la República de La Gran Colombia, esto lo veremos más
adelante.

Para comprender la situación en que se encontraba la por entonces provincia de Guayaquil, es necesario
entender que esta situación era bastante peculiar, razón por la cual ha sido blanco de controversias y debates.

Primero debemos mencionar que la forma en que se había acordado repartir (o mantener) los territorios entre los
nuevos países sudamericanos luego de lograda la independencia era bajo el principio de UTI POSSIDETIS. Pero
¿qué es el Uti Possidetis?, bueno, no era más que una especie de acuerdo en el que los interesados conservaban
el territorio que poseían luego de un conflicto o en este caso luego de la independencia. El término UTI
POSSIDETIS, proviene del Latín, siendo la frase completa "UTI POSSIDETIS, ITA POSSIDEATIS" lo cual significa:
"Como tu poseías, continuarás poseyendo"

Y fue justamente Simón Bolívar quien propuso este principio para determinar las nuevas fronteras de los países
emergentes sudamericanos. La propuesta de Bolívar era conservar las antiguas fronteras de las colonias
españolas, es decir, que los nuevos estados surgidos tendrían como fronteras las mismas que les correspondían
hasta el año 1810, puesto que según Bolívar, ese año fue el último en que España era dueña legítima de las
posesiones coloniales en Sudamérica. De esta manera se tendría que fijar las fronteras de los nuevos países,
basándose en las fronteras de los virreinatos, capitanías y audiencias hasta el año de 1810.

Entonces, bajo el principio de UTI POSSIDETIS se podría decir que la provincia de Guayaquil debería haber sido
peruana, puesto que hasta el año 1810 era parte del Virreinato del Perú. Citemos al historiador peruano Jorge
Basadre, el cual dice:
"De acuerdo a la convención de 1823 ambas partes reconocen como límites de sus
territorios respectivos los mismos que tenían en el año 1809 los ex virreinatos del Perú y Nueva Granada
(Colombia)"
, por consiguiente, Guayaquil, Tumbes, Jaén y Maynas, tendrían que ser peruanas. Pero suponiendo
que muchos puedan decir que la opinión de Jorge Basadre al ser un historiador peruano no es imparcial, citemos
entonces a otra fuente, MICHAEL HAMERLY, cuya imparcialidad está garantizada por no ser ni colombiano ni
peruano, sino estadounidense y por haber estudiado el caso por encargo de la mismísima Junta de Guayaquil en
1973. En su libro
"Historia social y económica de la antigua provincia de Guayaquil" Hamerly dice lo siguiente:


"Un buen número de investigadores, tanto norteamericanos como ecuatorianos, han sostenido
equivocadamente que la costa (en referencia a Guayaquil) estaba sometida a Lima solo en lo militar,
puesto que, según ellos, un decreto posterior, de 9 noviembre de 1807, prohibía expresamente al
virrey del Perú interferir en las otras ramas del gobierno. Estos historiadores no han podido exhibir el
texto de esta segunda cédula para fortalecer esa tésis, puesto que este asunto nunca pasó entonces de
las cámaras del Consejo de Indias. (...) En todo caso la dependencia de Lima fue beneficiosa para
Guayaquil. (...) Esta disyuntiva (el escoger entre Perú o Colombia) era en realidad solamente
académica, puesto que la costa (Guayaquil) no podría haber mantenido su independencia entre dos
vecinos mucho más poderosos y poblados, y, por temperamento expansionistas. La decisión final de los
porteños (guayaquileños) quedará como una hipótesis más para los historiadores, puesto que Simón
Bolívar, el 13 de Julio de 1822, incorporó unilateralmente la Provincia Libre de Guayaquil a Colombia.

Los Guayaquileños nunca se lo perdonaron.
"


Está claro entonces que si nos regímos estríctamente al principio de UTI POSSIDETIS, Guayaquil debía
pertenecer al Perú.
La fuerte relación entre Guayaquil y Lima destruida por
Bolívar.

Muy por encima de cualquier principio como el UTI POSSIDETIS está el derecho que tiene cada pueblo de elegir
su destino. Guayaquil y Lima tenían un fuerte lazo cultural y comercial, el cual fue eliminado por los caprichos
expansionistas de Bolívar y su ejército
grancolombiano.

Mientras que habían movimientos por la indepencia de la provincia de Guayaquil, existían también los que
estaban a favor de la unión con el Perú, puesto que muchos guayaquileños mantenían tensas fricciones con la
Real Audiencia de Quito, a su vez que no se sentían identificados con ellos ya que los costeños de Guayaquil
poco encontraban en común con los habitantes andinos de Quito, eso sin contar que la comunicación entre
ambas ciudades era poca y escasa. En contraste, la relación con Lima y el Perú era más que estratégica,
Guayaquil era por entonces un importante astillero naval y el Perú su principal cliente, por si esto fuera poco,
dependía mucho del Perú en el orden eclesiástico y militar, todo este contacto permanente hizo que Guayaquil
viera en Lima un centro de poder económico y de modernidad, en comparación al atraso de Quito enclavado en
los Andes.

Pero para estar seguros de esta fuerte relación entre Guayaquil y el Perú citemos justamente al edecán y
confidente del mismísimo Simón Bolívar, el general O'Leary, el cual dijo:


"Guayaquil perteneció al Virreinato del Perú, y aun después de haber sido cedida a La Nueva Granada
(Colombia), de la cual se le declaró parte integrante, siempre estuvo subordinada a aquel (Perú) en lo
eclesiástico y militar. Además, aunque los principales autores de la revolución, a que debía Guayaquil
su independencia, eran colombianos,
fue con el auxilio de tropas peruanas que la efectuaron. (...) La
juventud de Guayaquil, irreflexible, como en todas partes, deslumbrada con la vistosa apariencia de los
oficiales peruanos
, que hacian contraste con los modales bruscos de los veteranos colombianos, que
solían pasar por esa ciudad desde el campo de Carabobo camino al de Pichincha,
se hizo partidaria
decidida de San Martín.
"


Para los Guayaquileños habían tres opciones sobre la mesa, ser un país independiente, pertenecer al Perú o
pertenecer a La Gran Colombia. Citemos una vez más al edecán y confidente de Bolívar, O'Leary, el cual dijo en
sus memorias:
"el partido por la anexión a Colombia era numéricamente acaso el más débil". Por supuesto esto
poco o nada importó a Bolívar para decidir CONTRA LA VOLUNTAD de los guayaquileños anexar esta provincia a
Colombia.
La forzada anexión de Guayaquil a su proyecto de La
Gran Colombia por parte de Bolívar.

Luego del triunfo en la Batalla de Pichincha, Bolívar se dirigió desde Colombia, hacia Quito, en donde
prácticamente OBLIGO a los quiteños a juramentar por su constitución colombiana. Al respecto citemos al
historiador ecuatoriano Hermida Bustos el cual relata lo siguiente:


"(...) Apenas cinco días después del triunfo en la Batalla de Pichincha habían hecho jurar en Quito la
Constitución Colombiana, a pesar de las protestas, respetuosas por cierto, de grupos de patriotas
desengañados. Sucre el nuevo Intendente del Distrito Sur, muy hábilmente había conseguido otra vez,
como lo había hecho en Cuenca, hacerlo con un cabildo abierto. Pero ¿cómo podían los pueblos jurar
por su voluntad si el jefe del ejército de Colombia era el dueño de la plaza? Pichincha fue un triunfo de
todos y no exclusivamente de los venezolanos (grancolombianos), por eso Guayaquil se había negado a
jurar la constitución de Colombia incluso inmediatamente después del triunfo en Pichincha el 24 de
Mayo, y esta negativa era del pueblo guayaquileño entero no sólo de Olmedo como jefe civil o suya (en
referencia a La Mar) como jefe militar."


Después de forzar a la población de Quito a jurar por su constitución Colombiana, Bolívar se dirigió a Guayaquil,
provincia que también estaba entre sus pretensiones, pero encontró una fuerte resistencia por parte de la
población y de la Junta de Gobierno de Guayaquil, presidida por José Joaquín Olmedo, los cuales no veían con
buenos ojos la idea de ser parte de Colombia, esto por supuesto no frenó la pretensión del Libertador de anexar
Guayaquil a su proyecto Grancolombiano y sin ningún reparo le dijo a Olmedo:


"Tumbes es el límite del Perú y por consiguiente la naturaleza nos ha dado Guayaquil"


La posición Guayaquileña como ya hemos señalado era clara, mientras un gran porcentaje se inclinaba hacia una
provincia totalmente libre e independiente, otro buen porcentaje se inclinaba a una unión con el Perú, con el cual
tenía grandes lazos militares, comerciales, eclesiásticos, etc. Era una muy pequeña minoría la que se inclinaba
por la unión con Colombia como lo cita el propio edecán y confidente de Bolivar, el General O'Leary, lo cual sería
bueno repetir:


"el partido por la anexión a Colombia era numéricamente acaso el más débil"


Pero esto, además de la negativa de la Junta Gubernamental de Guayaquil y de la mayoría de Guayaquileños a
no ser parte de Colombia poco o nada le importó a Bolívar, que después de entrar a la ciudad con un contingente
de 1,500 soldados (tropas que significaban el 10% de la población del por entonces pequeño puerto de
Guayaquil) declara que la ciudad es presa de la anarquía y notifíca a la junta gubernativa (o lo poco que quedaba
de ella luego que muchos huyeran ante las amenazas por su oposición) lo siguiente:


"Que acoge bajo la protección de la República de Colombia al pueblo de Guayaquil, encargandose del
mando político y militar de esta ciudad y su provincia"


La anexión de la provincia de Guayaquil había sido cumplida con éxito.


______________________________________________________________________


En resumen, luego de la victoria en la batalla de Pichincha en la cual el ejército peruano tuvo mucho que ver,
Bolívar hace jurar a los quiteños su constitución colombiana. En seguida va con destino a Guayaquil y a pesar de
la negativa de la mayoría de Guayaquileños anexa la provincia de Guayaquil con la típica excusa de todo dictador
imperialista de "protegerla" en nombre de la República de Colombia, excusa típica además de aquellos que bajo
ese pretexto terminan apoderandose de territorios, y en muchos casos como este en contra de la voluntad
popular.
Quito
Pero por si esto fuera poco, después de anexar Guayaquil y de obligar a los quiteños a juramentar por su
constitución colombiana, no tuvo reparos en luego menospreciar e insultar a la población de Quito (población
que a la fuerza la había anexado a territorio colombiano) y como no, de paso y como ya era su costumbre,
también a los peruanos:



"Yo creo que he dicho a Ud., antes de ahora, que los quiteños SON LOS PEORES COLOMBIANOS. El
hecho es que siempre lo he pensado. Los venezolanos son unos santos en comparación a esos
malvados. LOS QUITEÑOS Y LOS PERUANOS SON LA MISMA COSA: viciosos hasta la infamia y bajos
hasta el extremo. Los blancos (de Quito y Perú) tienen el carácter de los indios, y los indios (de Quito y
Perú) son todos truchimanes, todos ladrones, todos embusteros, todos falsos, sin ningún principio
moral que los guíe."

                                                          Carta de Bolívar a Santander, 21 de Diciembre de
                                                          1824.



Si hay algo, una sola cosa, que Simón Bolívar dice de cierto es en que los quiteños y los peruanos son la misma
cosa, así también como los Guayaquileños, a los cuales obligó a pertenecer a un país del que no querían ser
parte. Los quiteños, los guayaquileños y los peruanos somos lo mismo y bajo ese concepto debemos entender
que aquella línea fronteriza que fue creada por el capricho y ambición de extranjeros, debe desaparecer.
Debemos entender también que nuestro destino está unido desde tiempos inmemoriables, y solo en nuestras
manos está el poder lograr un futuro prometedor juntos, como una nación grande y con expectativas de marcar
la diferencia no solamente en el continente sino en el mundo.
Guayaquil
Consideraciones ante una posible unión entre el Perú y
Ecuador.

Sobre un panorama en el cual podamos real y seriamente pensar en una unión política, económica y social entre
Ecuador y el Perú, sería bueno resaltar algunos puntos que creemos deben tomarse en consideración:


-La unión entre Ecuador y el Perú busca la creación de un estado fuerte y con una visión de hegemonía
continental y global basada en la grandeza territorial y de recursos que un país grande facilita. Tiene para esto
que eliminarse cualquier tipo de revanchismo que en algún momento existió entre ecuatorianos y peruanos,
debemos entender que somos UN SOLO PUEBLO, nacidos bajo una rica historia milenaria y que la unión
beneficiará tanto a los ciudadanos del Ecuador como del Perú.

-Puesto en claro el primer punto, debe de eliminarse de nuestras mentes antiguos conflictos como los que en
algún momento vivimos en las guerras de Tiwinza y el Cenepa. Como ya lo hemos explicado en el artículo "Perú
y Ecuador", muchos de estos conflictos nacieron de reclamos que ni siquiera fueron hechos por parte de peruanos
o ecuatorianos, sino por la ambición y codicia de extranjeros que provocaron no solo la desunión sino también la
rivalidad entre dos pueblos que nunca debieron separarse.

-Es bueno remarcar que la unión también es una forma de solución a antiguos reclamos territoriales, puesto que
con la integración propuesta, territorios como Guayaquil pasarían a ser parte nuevamente del Perú y territorios
como Jaén y Maynas serían también territorios ecuatorianos, en pocas palabras, ya no habría ni razón ni sentido
para reclamar los territorios en mención dado que la unión solucionaría de raíz dicho problema.
.
Copyright 2015 Partido Nacionalfederalista Peruano - PNFP
Partido Nacionalfederalista Peruano - PNFP
Página web: www.partidonacionalfederalistaperuano.com
Cusco - Perú
E-mail: nacionalfederalista@hotmail.com