.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
PERÚ Y BOLIVIA
Al igual que en el caso del Perú con Ecuador, entre Perú y Bolivia existen similitudes como ninguna en toda
Latinoamérica, tanto históricamente, culturalmente, geográficamente y socialmente Perú y Bolivia son como dos
gotas de agua que lamentablemente al igual que con el Ecuador fueron separados por intereses extranjeros. Una
de las propuestas del PNFP es la reunificación de estos dos territorios los cuales jamás debieron separarse.
Intentaremos en esta sección explicar las razones históricas, sociales, económicas, etc por las cuales tanto Perú
y Bolivia están destinados a caminar juntos de la mano, pero como una sola gran nación.




Perú y Bolivia, desde antes de la existencia de los
Incas, ya eran un centro cultural hegemónico en los
Andes y en Sudamérica.

Ya desde el incio de la civilización en Sudamérica, se pudo notar como los actuales territorios de Perú y Bolivia
estaban destinados para cosas grandes. La cultura pre-inca de Tiahuanaco o Tiwanaku fue una de las más
antiguas (200 a.C. - 1200 d.C.) e importantes del continente, ubicada en la meseta del Collao abarcó gran parte
de lo que hoy es el sur del Perú y el occidente Boliviano. Su capital era la ciudad sagrada de Taipicala, a unos 18
kilómetros al sureste del lago Titicaca. Considerada como PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD por la
UNESCO, las ruinas de la ciudad de Taipicala conservan hermosos e impresionantes monumentos como el Palacio
de Kalasasaya, la pirámide de Akapana y el Templete semi subterréneo, todas estas construcciones fueron
edificadas con grapas de cobre que mantenían las piedras unidas ante cualquier movimiento sísmico.

Teniendo como su dios a Wiracocha, finamente esculpido en la parte superior de la famosa portada del Sol,
Tiahuanaco o Tiwanaku fue una de las primeras expresiones de cultura y poderío en el mundo andino, dado que
sería vital en la formación del imperio Wari, primer fenómeno imperial en todo el sur de América. Wari ubicado
en Perú y Tiahuanaco ubicado tanto en el Perú como en Bolivia, son solo una muestra temprana de como toda el
área del altiplano pudo alcanzar un gran nivel de desarrollo, siendo una sola manifestación política, cultural y
social.
Territorio de la cultura
Tiahuanaco o Tiwanaku
El imperio Inca.

Cuenta la leyenda que de las profundidades del Lago Titicaca emergieron Manco Cápac y Mama Ocllo, y que
desde ahí se dirigieron al valle del Cusco, donde fundarían el gran imperio de los Incas. El imperio incaico fue el
más poderoso e importante del continente y abarcó básicamente en su mayor parte los territorios del actual
Bolivia y Perú. Nombrar la grandeza e importancia del Imperio Inca o Tahuantinsuyo sería explayarnos sobre un
tema ya conocido por la mayoría, pero para el tema que nos concierne en estos momentos, es bueno remarcar la
gran unión cultural, política, histórica y geográfica que siempre hubo entre el Perú y Bolivia, no solo desde las
más antiguas civilizaciones andinas, como Tiahuanaco, sino también en la época más gloriosa que fue el
incanato, no en vano este gran imperio nació en el Titicaca, lago que hoy comparten tanto el Perú como Bolivia.
Cuenta la leyenda que los
fundadores del imperio
inca, Manco Cápac y Mama
Ocllo, salieron de las aguas
del Titicaca, lago que hoy
une al Perú y Bolivia
Territorio del imperio inca
(Tahuantinsuyo)
Virreinato del Perú y Audiencia de Charcas.

Luego de la invasión española al imperio incaico y a Sudamérica, todos los territorios conquistados se
constituyeron en lo que sería el Virreinato del Perú, es así como entre los años 1535 y 1717 el Perú y Bolivia
siguieron estando unidos bajo una misma jurisdicción, a ellos se sumaron los actuales territorios de Panamá,
Colombia, Ecuador, Chile, Paraguay, Argentina y Uruguay, todos ellos eran parte del Virreinato del Perú, el
virreinato se dividía a su vez en AUDIENCIAS (algo así como departamentos o pronvincias), dentro del Virreinato
del Perú habían varias audiencias, una de ellas era la Audencia de Charcas, actual territorio de Bolivia, a la cual
en el hablar popular se le conocía simplemente con el nombre de "Alto Perú", esto por encontrarse a una mayor
altitud geográfica que su par, el actual territorio peruano o "Bajo Perú".

Dada la gran extensión del virreinato del Perú, era difícil para los españoles ejercer con facilidad su
administración, es por eso que en los siguientes años se decidiría la creación de nuevos virreinatos, uno de ellos
sería el Virreinato del Río de la Plata al sur (actual Argentina) en 1776, al crearlo, la Corona Española vió
conveniente darle un poco más de importancia, riqueza y población a este virreinato, es así que deciden
transferirle la Audiencia de Charcas o Alto Perú, pero dada la lejanía y la diferencia racial y cultural con el
Virreinato del Rio de la Plata nunca se pudo ejercer un real dominio sobre el Alto Perú por parte del nuevo
virreinato, esto sumado a que la región del Alto Perú seguía manteniendo un mayor tráfico comercial con el
Virreinato del Perú además de seguir bajo su influencia. No era de extrañarse que los mismos argentinos en esa
época siguieran llamando a la gente de la Audiencia de Charcas como "peruanos".
Entre 1535 y 1717 el
Virreinato del Perú no sólo
abarcó los actuales
territorios del Perú y Bolivia
sino también los actuales
Panamá, Colombia, Ecuador,
Chile, Argentina y Uruguay
Tras la creación del
Virreinato del Río de la
Plata, se decide la
transferirle la Audiencia de
Charcas o Alto Perú, el cual
a pesar de esto nunca dejó
de estar ligado económica y
culturalmente al Perú
El desmembramiento del Alto Perú por parte de Simón
Bolívar.

Como habíamos dicho, a pesar de que la Audiencia de Charcas o Alto Perú fue transferida por los españoles al
nuevo Virreinato del Río de la Plata para darle más hegemonía, riqueza e importancia, la realidad fue que este
virreinato nunca pudo ejercer un real dominio e influencia sobre el alto Perú, por varios factores, entre los que se
podrían mencionar factores culturales, geográficos, raciales e históricos, los cuales lo mantenían unido al
Virreinato del Perú. Ese fue el panorama que encontró Simón Bolívar al llegar al Perú, pero ni la tradición
histórica o cultural que unían al Perú con el Alto Perú (Bolivia) fue impedimento para que, al igual que con el
caso de Guayaquil en Ecuador, el libertador terminara cercenando una vez más al territorio peruano, partiendolo
esta vez en la mitad y creando un país el cual encima llevaría su nombre, para entender esto repasemos los
hechos históricos.




La llegada de Bolívar al Perú y el comienzo de la
separación del Perú y Bolivia.

Luego de haber llegado al Perú y haber derrotado a las fuerzas españolas en la Batalla de Ayacucho, Simón
Bolívar ordenó al jefe del ejercito, el Mariscal Antonio José de  Sucre, avanzar hacia el Alto Perú, donde se
encontraba un pequeño ejército español que no aceptaba la derrota y oponía resistencia en esta zona, este
ejército se encontraba al mando del general español Pedro Antonio Olañeta.

al llegar a Puno y a medida que Sucre se iba adentrando en el Alto Perú, recibía información sobre la debilidad y
lo mal armado que se encontraba el ejército del general Olañeta, es así como Sucre en una carta a Bolívar le
escribe:


"necesitaré entre 3,500 a 4,000 soldados, incluyendo 1,000 de caballería, para hacer frente a 2,100 o
2,200 de ellos, y la poca caballería que poseen, la cual se encuentra muy mal armada"


Y efectivamente, la realidad era clara, el ejército realista de Olañeta podía ofrecer poca o nula resistencia a un
buen equipado ejército libertador al mando de Sucre, no es de extrañar que el desenlace haya sido uno solo, el
ejército de Sucre NUNCA SE ENFRENTÓ al ejército del general español Pedro Antonio Olañeta, pues a medida que
los hombres de Sucre avanzaban, los del Olañeta se iban replegando. Las largas jornadas de travesía por los
Andes, las inclemencias del clima y las pocas opciones que los españoles tenían de triunfar, hicieron que fueran
los mismos hombres de Olañeta quienes al ver un escenario que les era totalmente adverso acabaran con él, es
así como el 28 de marzo, en el pueblo de Tumusla, Olañeta es asesinado por sus propios soldados. Es decir,
Sucre había ganado la guerra contra los españoles en el Alto Perú sin siquiera disparar un tiro, esto claro, poco
importó para que, como todo vencedor, Sucre se llenará así mismo de elogios y proclamas, es así como luego del
triunfo se dirige a los pobladores del Alto Perú, nótese como se dirige hacia ellos:


"Peruanos, el ejército Libertador, marchando en triunfo de ayacucho a Potosí ha dado vida y existencia
a vuestra patria. 10,000 tiranos vencidos en el campo de batalla, 8,000 soldados del despotismo
rendidos en las guarniciones y un territorio de más de 300 leguas redimido del poder español son los
triunfos que el Ejército Unido presenta a los pueblos del Alto Perú"


Pero ¿cuál era este EJÉRCITO UNIDO del que tanto Sucre se jactaba y que con su presencia logró la rendición
absoluta de los españoles en el Alto Perú?, -hoy actual Bolivia-, sería bueno destacar que ese "Ejército Unido"
como lo llamaba Sucre, no era otro más que el EJÉRCITO DEL PERÚ, es decir, fue el Perú quien financió y con
tropas mayormente PERUANAS logró la independencia de lo que hoy conocemos como la hermana República de
Bolivia. Pero mejor citemos al mismo Sucre  para que confirme tal afirmación, en la siguiente carta, Sucre le
confirma a Bolívar la composición del ejército encargado de la campaña libertadora en el Alto Perú de esta
manera:


"(...) Siguiendo la intención y las órdenes de usted, de que la expedición que vaya a Potosí sea fuerte,
y si es posible
TODA PERUANA, he mandado que el batallón Numero 1 del Perú que está en Arequipa
venga para acá, y también el tercer esquadrón de Junín que se halla en el Cusco. Con estos cuerpos la
división que se reúna en Oruro formará 4,000 hombres, entre ellos mil de caballería."


Pero no solamente en la práctica ese ejército era peruano, también lo era de manera legal, ese ejército estaba a
las ordenes del "Encargado del supremo mando de la República del Perú" (osea Bolívar), es decir, todo lo que
hiciera Sucre en el Alto Perú lo hacía en representación del Gobierno peruano, y es así como el mismo Bolívar se
lo remarca en el siguiente párrafo de una carta:


"Yo no le doy órdenes como jefe de Colombia, porque no lo soy, pero sí como jefe del territorio (el Bajo
Perú) que está en guerra con el Alto Perú"


No es de extrañar que luego del triunfo en la campaña del Alto Perú, no fuera otro gobierno sino el gobierno del
Perú quien otorgó el premio correspondiente al "Ejército Unido", el cual fue de un millón de pesos, premio
aprobado por el entonces sumiso congreso peruano.
.
Simón Bolívar
Perú y Bolivia unidos, una amenaza para el verdadero
sueño de Bolívar: La Gran Colombia.

La separación del Perú y del Alto Perú (Bolivia) vino poco después del triunfo de Bolívar y Sucre ante los
realistas en dicho territorio. Como ya también lo hemos mencionado en el artículo "Perú y Ecuador", el verdadero
sueño de Bolívar era crear un país que lo constituyeran los actuales territorios de Venezuela, Colombia, Panamá
y Ecuador, cosa que logró hacerlo mientras se mantuvo en el poder, a ese país le puso de nombre La Gran
Colombia. Pero el Perú, con un territorio a todas luces más rico y grande que su proyecto de país, representaba
toda una amenaza para una futura hegemonía grancolombiana en Sudamérica, es por eso que era para él
NECESARIO debilitar de todas las formas posibles al Perú, una de ellas fue mutilandole de a pocos su territorio,
ya había hecho lo propio con Guayaquil en Ecuador, pero una vez que Bolívar tomó posesión del gobierno
peruano, no dudo en seguir mutilandolo, esta vez con el desmembramiento del Alto Perú.

Lo del sueño de la "unión americana" de Bolívar, basándonos en los hechos históricos podría hasta tomarse
como una mentira o falacia, él añoraba la creación de La Gran Colombia y toda la política que ejerció tanto en
Venezuela, Colombia, Perú y luego con la creación de Bolivia, se enfocó básicamente en hacer éste anhelo una
realidad. Anexó Guayaquil EN CONTRA de la voluntad popular de los Guayaquileños y por si esto fuera poco
ambicionó los territorios peruanos de Tumbes, Jaén y Maynas, pero volvamos a hacernos la pregunta, ¿Quería
realmente Bolívar una unión con los países que liberó?, seamos más específicos, ¿Quería realmente Bolívar una
unión con el Perú?, la historia nos muestra todo lo contrario, puesto que todo el accionar de Bolívar hacía más
parecer un resentimiento y hasta odio por los peruanos, pero veamos unos ejemplos de como estos sentimientos
salen a flote en puño y letra del libertador:


"...Yo creo que puedo ir sin peligro a Bogotá, para volver luego a entender los limites con el Perú, que
es de mucha trascendencia, porque la provincia de Maynas dada por el rey al Perú envuelve por
nuestra espada todo el Sur de Colombia (Gran Colombia), (...) ¡
el Perú con todo lo que NOS DEBE solo
piensa en nuestra ruina
!..."

                                                    Carta de Bolívar a Santander, 27 de Octubre de 1822.



"Los peruanos son muy graciosos, nos tienen usurpadas dos provincias (en referencia a Jaén y
Maynas); a Buenos Aires cuatro (se refiere a las provincias del Alto Perú) y disputan a Chile a Chiloé, y
despues tienen miedo que los conquisten, porque siempre el ladrón tiene miedo de la justicia."

                                                    Carta de Bolívar a Santander, donde llama a los
                                                    peruanos "Graciosos y ladrones", 14 de Febrero de
                                                    1823.



"¡Ciudadanos y soldados! La perfidia del gobierno del Perú ha pasado casi todos los limites y hollado
todos los derechos de sus vecinos de Bolivia y Colombia (...) Referiros el catálogo de crímenes del
gobierno del Perú, sería demasiado, y vuestro sufrimiento no podía escucharlo sin un horrible grito de
VENGANZA; pero yo no quiero excitar vuestra indignación, ni avivar vuestras dolorosas heridas. Os
convido solamente a alarmaros contra ESOS MISERABLES (...). Armaros colombianos del sur, volad a
las fronteras con Perú y esperad allí la hora de la vindicta. Mi presencia entre vosotros sera la señal de
combate!"

                                                    Proclama de Bolívar a sus compatriotas
                                                    Grancolombinos, luego de enterarse de que en el
                                                    Perú le habían abolido su presidencia vitalicia
                                                    (dictatorial) y en donde llama a la venganza y llama
                                                    miserables a los peruanos, incitando a la
                                                    recuperación de Jaén y Maynas, 3 de Julio de 1828.



"Estos peruanos no sirven para soldados y huyen como gamos! (...), No de usted un cuarto por todo el
Perú, aunque nadie se menea para nada ni parece que se inquietan esos señores del menor peligro.
Algunas veces no les entiendo su lengua Inca, no se si estan o no tranquilos!"

                                                    Carta de Bolívar a Santander, 8 de Diciembre de
                                                    1824.



"Ya no hay que contar con los chilenos y argentinos, y estos peruanos son los hombres mas miserables
para la guerra! Desde luego, debemos resolvernos a sostener solos esta lucha."

                                                    Carta de Bolívar a Santander, 21 de Diciembre de
                                                    1824.


Queda claro pues, que una persona como Bolívar que sentía tanto desprecio y odio hacia un país y su pueblo
difícilmente querría una unión con este. No es de extrañar que en el lecho de su agonía , el Libertador Simón
Bolívar no tuviera ninguna palabra de despedida, ni para el Perú, país al que gobernó como dictador por 3 años y
que le otorgó premios y reputación a su persona, ni tampoco para Bolivia, país que el creó y que tuvo el gesto
de aceptar llamarse República Bolívar en su honor, ni en sus últimas horas de vida se acordó de los peruanos o
los bolivianos, su última carta fue dirigida al país que realmente le importaba y a los únicos ciudadanos que el
consideraba como compatriotas:


"A los pueblos de Colombia

Colombianos:

Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado
con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me
persuadí que desconfiáis de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y
hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis
perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.

Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis
últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia (entiendase  La Gran
Colombia). Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: Los pueblos obedeciendo al
actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al
cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales.

¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que
cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro."

                                                    Simón Bolívar
                                                    Hacienda de San Pedro, en Santa Marta, a 10 de
                                                    diciembre de 1830.


El Perú representaba como ya hemos dicho era una amenaza para los interéses hegemónicos de La Gran
Colombia, la misión era clara, había que debilitar al Perú a toda costa.




La misión: debilitar y mutilar al Perú - La creación de
Bolivia.

Luego de la derrota de las últimas fuerzas realistas y de la toma del territorio del Alto Perú, la creación de
Bolivia fue solo cuestión de tiempo. Como habíamos dicho Sucre llegó al Alto Perú al mando del llamado
"Ejercito Unido", que no era otra cosa más que un ejército compuesto y financiado por peruanos y por el Perú. La
nula resistencia que opusieron los realistas atrincherados en el Alto Perú hizo que apenas Sucre entrara en La
Paz se encargase de hacer lo que nadie le había pedido, convocar a un congreso que decidiese la suerte del
territorio del Alto Perú.

Era claro que la intención de Bolívar era desmembrar al Perú y debilitarlo mediante la creación de Bolivia, pero
¿Cuáles podrían haber sido las razones por la cual Sucre apoyó dicha causa?, ¿Su lealtad a Bolívar?, puede ser,
aunque la respuesta ningún historiador la tiene, pero habría que considerar que Sucre fue tan impulsador de esta
idea como el propio Bolívar, así que podríamos quizás pensar en algunas otras posibilidades que impulsaron a
Sucre a apoyar la independencia de Bolivia, como por ejemplo:


-Sucre se convirtió en el primer presidente del congreso constituyente Boliviano.

-Era muy sabido que tras la creación de Bolivia, Bolívar nombraría a Sucre como su primer presidente, es más,
así se lo afirmó en una carta, afirmación que luego cumplió, Sucre se convirtió en el primer presidente de esa
naciente república, así pues tanto Bolívar como Sucre ejercieron básicamente poderes absolutos sobre ese
territorio.

-El congreso boliviano decretó la construcción de una nueva capital, la cual llevaría nada más y nada menos que
el nombre de SUCRE, es más, se le pidió al mismo Sucre que eligiera la ubicación de la nueva ciudad capital. Al
final este proyecto quedó en nada, pero se le dió el nombre de Sucre a la ciudad de Chuquisaca, nombrandola a
la vez "la primera capital del país".


pues bien, sea cual hayan sido las razones de Sucre para apoyar la creación de Bolivia, la misión estaba en
marcha, y sobre el tapete habían tres opciones para que la gente del Alto Perú escogiera:


         -Ser parte de La República del Río de la Plata (Argentina).
         -Ser parte del Perú.
         -Convertirse en un país independiente.
Antonio José de Sucre
Ser parte de La República del Río de la Plata (Argentina).

La forma en que se había acordado repartir (o mantener) los territorios entre los nuevos países sudamericanos
luego de lograda la independencia era bajo el principio de UTI POSSIDETIS, ¿Pero qué es el Uti Possidetis?,
bueno, no era más que una especie de acuerdo en el que los interesados conservaban el territorio que poseían
luego de un conflicto o en este caso luego de la independencia, el término UTI POSSIDETIS proviene del Latín
siendo la frase completa "UTI POSSIDETIS, ITA POSSIDEATIS" y lo cual significa: "Como tu poseías, continuarás
poseyendo", y fue justamente Simón Bolívar quien propuso este principio para determinar las nuevas fronteras
de los países emergentes sudamericanos, la propuesta de Bolívar era conservar las antiguas fronteras de las
colonias españolas, es decir, que los nuevos estados surgidos tendrían como fronteras las mismas que les
correspondían hasta el año 1810, puesto que según Bolívar, ese año fue el último en el que España era dueña
legítima de las posesiones coloniales en Sudamérica. De esta manera se tendrían que fijar las fronteras de los
nuevos países, basándose en las fronteras de los virreinatos, capitanías y audiencias hasta el año de 1810, por
lo tanto, de acuerdo al PRINCIPIO DE UTI POSSIDETIS que aceptaron los nuevos países sudamericanos, la
República de La Plata (Argentina) podía reclamar derechos sobre la Audiencia de Charcas o Alto Perú, ya que en
1810 ésta pertenecía al Virreinato del Río de la Plata.

Pero la realidad era que la opción de ser parte de la República de la Plata (Argentina) era la menos popular y
menos apoyada en el Alto Perú, por razones que ya hemos mencionado antes como son las diferencias
culturales, raciales, históricas, geográficas, de intercambio económico, etc. Es más, el mismo Sucre en una carta
a Bolívar le hace saber de lo difícil que ve que el Alto Perú acepte una unión con Argentina:


"(...) me ha dicho el Doctor Olañeta (Abogado, político y consejero de Sucre, nacido en Chuquisaca)
que él cree no solo difícil sino imposible reunir las provincias altas (Alto Perú) a Buenos Aires: que hay
una enemistad irreconciliable: que se quedan independientes ó agregadas al Perú..."

                                                    Parte de la carta de Sucre a Bolívar - 5 de febrero de
                                                      1825.


Y lo vuelve a señalar en carta fechada el 4 de abril de 1825:


"(...). Desde ahora sí le advierto que ni usted ni nadie las une (refiriendose a las provincias del Alto
Perú) de buena voluntad a Buenos Aires porque hay una horrible aversión á este vínculo; si usted tiene
idea de unirlas puede decir a Buenos Aires que mande un fuerte ejército para que lo consigan, pues de
otro modo es difícil."

                                                    Parte de la carta de Sucre a Bolívar - 4 de abril de
                                                    1825.


En lo que respecta a Argentina, dado los múltiples problemas internos que enfrentaba en ese momento, su
gobierno no había tenido oportunidad de pronunciarse oficialmente respecto a si presentaría algún reclamo sobre
el territorio del Alto Perú, aunque en realidad, ellos mismos sabían que de hacerlo les resultaría difícil agregarla,
dado que la gran mayoría de la población en el alto Perú no estaba de acuerdo con ser parte de Argentina, es
más, el mismo general Arenales, quien era plenipotenciario (es decir, representante oficial) de la Argentina en el
Alto Perú, nunca presionó para que este teritorio se incorpore de manera definitiva a su país, la conclusión era
evidente, no había opción para que el Alto Perú pase a ser parte de la República de la Plata (Argentina).
Virreinato del Río de la Plata en
Sudamérica 1810
Ser parte del Perú.

La opción que a todas luces era la más lógica y factible para el Alto Perú era la de ser parte del Perú, y así lo
sabía el mismo Sucre, que en carta a Bolívar desde La Paz le escribe lo siguiente:


"(...) el voto de los hombres de juicio está por pertenecer al Perú en cuyo caso quieren la capital en
Cusco, ó más cerca de ellos. Sirva de gobierno esta noticia que está corroborada por otras muchas
más..."

                                                    Parte de la carta de Sucre a Bolívar - 5 de febrero de
                                                    1825.


Además de esto, el mismo Bolívar consideraba al Alto Perú como parte del Perú, y así lo manifestó en una carta
desde Lima al vice-presidente de Colombia, Francisco de Santander:


"lo que se llama propiamente Perú es del Cusco a Potosí, como se sabe muy bien en este país. Así es
que se dice: vengo del Perú, voy al Perú, cuando se trata del Alto Perú".

                                                    Parte de una carta de Bolívar a Santander.


Muy aparte de razones culturales, históricas o geográficas que unían al Perú con el Alto Perú, está también la
razón comercial y económica. Las principales ciudades del Alto Perú, Oruro, Potosí y sobre todo La Paz que era la
mayor en población e importancia, estaban acostumbradas a comerciar con el "Bajo Perú" y a utilizar sus
puertos, la creación caprichosa de Bolivia significó no solo el aislamiento de todo ese territorio con sus
principales socios comerciales en el Perú, sino  también la total quiebra de todo ese núcleo económico que se
había formado en esa zona del altiplano. Con la creación de Bolivia aparecieron también nuevas trabas
comerciales, los bolivianos empezaron a estar sujetos a pagos aduaneros y dejaron de tener acceso libre a los
principales puertos del pacífico, esto a la larga mermó y afecto la economía del naciente país.

Por último, es bueno volver a remarcar que la campaña por la independencia del Alto Perú fue ejecutada y
financiada por el gobierno y a nombre del gobierno peruano, y toda acción que Sucre realizó en ese territorio
tenía que tener la aprobación del congreso del Perú, cosa que Sucre NO RESPETÓ al convocar a una asamblea
para decidir el futuro del Alto Perú sin consultar a nadie, y es el mismo Bolívar quien le hace notar en una carta
a Sucre este detalle:


"(...) según dice usted piensa convocar una asamblea de dichas provincias (las del Alto Perú).  (...),
Desde luego usted logrará; con dicha medida la desaprobación del Río de la Plata, del Perú; y de
Colombia misma. (...) Por supuesto , Buenos Aires tendrá mucha justicia, y al Perú no le puede ser
agradable que con sus tropas se haga una operación política sin consultarlo siquiera."

                                                    Carta de Bolívar a Sucre - 21 de febrero de 1825.


Por supuesto ninguna de las razones ya expuestas impidieron que la asamblea convocada por Sucre se realizara,
asamblea que como veremos a continuación tuvo mucho de separatismo y poco de imparcialidad.




La Asamblea de Chuquisaca y la creación de Bolivia.

Es así como en carta fechada el 16 de Mayo de 1825, ante el poco interés de Argentina en reclamar derechos
sobre el Alto Perú y el desprendimiento de un congreso peruano totalmente manipulado, Bolívar decreta como
procedente la Asamblea que determinaría el futuro de las provincias Altoperuanas. El 10 de Julio de 1825 es
convocada por Sucre dicha Asamblea en las instalaciones de la Universidad de Chuquisaca.

Pero ¿Que tan imparcial fue esta asamblea?, primero habría que analizar por quiénes estuvo constituida. Para
esta asamblea fueron elegidos 48 representantes, de estos 48, 30 eran egresados de la Universidad de
Chuquisaca, este dato es importante si tomamos en cuenta que uno de los que más apoyo la idea de la
independencia del Alto Perú fue Casimiro Olañeta, un abogado y político nacido en la ciudad de Chuquisaca, y
que se convirtió en uno de los mayores colaboradores de Sucre en el Alto Perú. No es raro entonces que de los
48 representantes, 30 hayan sido personas egresadas de la Universidad de Chuquisaca, no sólo eso, la gran
mayoría de estos representantes eran personajes aristocráticos, poseedores de tierras, esto último era un
requisito para ser parte de la asamblea, lo que muestra a todas luces como no fue el pueblo quien votó, sino un
grupo reducido de gente influyente quienes decidieron el futuro de más de un millón de personas. Con la gran
mayoría de representantes influenciados por Olañeta, no era difícil predecir el resultado, el cual fue a favor de la
independencia, solo los representantes de La Paz votaron en contra, ciudad que como dijimos, era más inclinada
a pertenecer al Perú, sobre todo por sus estrechos lazos comerciales y económicos, lo que nos lleva a pensar lo
siguiente ¿Por qué la mayoría de representantes fueron de la ciudad de Chuquisaca?

La ciudad de Chuquisaca no tenía ni la importancia ni el peso económico o demográfico que tenían otras
ciudades del Alto Perú como La Paz, Potosí o Cochabamba, ¿Será que el separatista Casimiro Olañeta nacido en
Chuquisaca y de gran influencia sobre el Mariscal Sucre tuvo que ver en algo?, sea cual sea la verdad, lo claro es
que fue solo un puñado de aristócratas preocupados más por mantener sus privilegios los que en representación
de todo un pueblo y apoyados tanto por Sucre como por Bolívar decidieron la creación de una nueva república.
Casimiro Olañeta
Consecuencias de la separación del Perú y Bolivia.

Muchas fueron las consecuencias de la separación del Perú y Bolivia, no solo se había partido al mundo andino
en dos, sino que con ello se habían también partido familias enteras, cultura e historia. Las consecuencias de
esta ruptura afectaron al Perú, sobre todo al sur, el cual estaba muy ligado al altiplano boliviano, pero fue a
Bolivia a quien afectó más este desmembramiento, pues condicionaría la viabilidad del nuevo país durante los
siguientes siglos. Solo para enumerar algunas de las consecuencias podríamos citar las siguientes:


-Con la creación de Bolivia se rompe el eje Cusco-Arequipa-La Paz, ciudades que formaban un bloque económico
y comercial sólido, esto traería cuantiosas pérdidas tanto a Perú como a Bolivia.

-Luego de la independencia boliviana se rompe también "la ruta del mercurio", metal que salía desde
Huancavelica, iba hasta Pisco y de ahí se embarcaba a Arica, desde donde iba en mula hasta Bolivia. Este metal
era esencial para amalgamar la plata, que era por entonces el principal producto de exportación boliviano.

-El puerto natural de Bolivia era el por entonces puerto peruano de ARICA, todo el comercio boliviano salía de
este puerto, incluyendo la plata, que salía de Bolivia a Arica y de ahí se embarcaba a Lima de donde se
exportaba a Europa, tras la separación Bolivia perdió el derecho de usar libremente este puerto.

-Bolivia se vió forzada a usar el único puerto que en esos momentos tenía, ese puerto era COBIJA, ubicada en el
por entonces departamento boliviano de Atacama, Cobija comparado con Arica era un puerto de segunda
categoría y no reunía los requisitos para ser un puerto de primer órden, además Cobija estaba natural y
geográficamente alejado del resto de Bolivia, lo que antes a Bolivia le tomaba 3 días de camino por Arica ahora
les tomaba 18 por Cobija, atravesando el árido desierto de Atacama. El traspazo de los productos bolivianos por
Cobija era prácticamente inviable. Es bueno remarcar que años después el puerto de Cobija sería desabitado
hasta su total desaparación.

-Por si las limitaciones geográficas no fueran suficientes, ahora el comercio externo de Bolivia estaba sujeto a
revisiones y pagos aduaneros en caso quisieran usar los puertos de Arica o Ilo en el Perú los cuales se
encontraban más cerca, además de muchas otras trabas comerciales que implica el usar puertos extranjeros.
La confederación Perú-Boliviana: Un intento de
reunificar al "Gran Perú"

Para muchos peruanos y bolivianos, la creación de Bolivia había sido un error, no solo porque había mermado la
económia peruana y sobre todo la boliviana, sino que también había condicionado el progreso boliviano dada su
posición geográfica, a esto agregado los grandes lazos culturales, históricos, etc, hicieron que la idea de la
reunificación del Alto y Bajo Perú estuviera siempre presente en la mente de sus ciudadanos, especialmente los
del sur peruano y los de Bolivia. Es en base a estos anhelos e ideales que nace la figura del gran mariscal
Andrés de Santa Cruz, nacido en la ciudad de La Paz, fue un militar que en algún momento colaboró con Bolívar
en el Perú, casado con una aristócrata cusqueña y descendiente de Curacas indígenas, Santa Cruz era un
mestizo bastante astuto, educado y formado para la época, había ejercido una carrera militar tanto en el Perú
como en Bolivia, y luego de la caída del régimen bolivariano en el Perú regresó a Bolivia, donde siguió una
carrera política que lo llevaría a la presidencia de ese país. Sin embargo, el real sueño de Santa Cruz era la
reunificación de Bolivia con el Perú, y para conseguir esto esperó el mejor momento para entrar en el por
entonces agitado escenario político peruano.
Andrés de Santa Cruz
Escenario político peruano poco antes de la
intervención de Santa Cruz.

Por la década de 1830 el panorama político peruano se podía definir en una sola palabra: INESTABLE. Agustín
Gamarra había conluído su mandato y había sido sucedido por Luis José de Orbegoso, quién había sido elegido
presidente en la convención nacional de 1833, ganándole al candidato favorito, el saliente presidente Gamarra,
esto por supuesto no agradó en nada a los gamarristas, quienes decidieron levantarse en armas al sur del Perú,
ante esto Orbegoso decide ir al Cusco y enfrentar a las fuerzas Gamarristas, pero durante su ausencia en Lima el
general de división Felipe Santiago Salaverry se rebela y se autoproclama Presidente de la República, es decir,
básicamente la situación política peruana era un caos.

Orbegoso, que ahora tenía no solo que lidear con la revolución gamarrista en el sur peruano, sino también con la
de Salaverry en Lima, ve por conveniente aliarse con Santa Cruz y accede a formar la Confederación
Peru-Boliviana. Por su parte, Santa Cruz, que estaba esperando el momento perfecto para entrar en la vida
política peruana no duda en ir en ayuda de Orbegoso, es así que decide entrar con su numeroso y bien armado
ejército boliviano derrotando la insurgencia gamarrista y luego a Salaverry en la batalla de Socabaya, en las
inmediaciones de Arequipa, en 1836. La derrota y posterior ejecución de Salaverry y la toma del poder por parte
del Mariscal Andrés de Santa Cruz marcarían el nacimiento de la Confederación Perú-Boliviana.
.
.
Felipe Santiago
Salaverry
Luis José de
Orbegoso
La confederación Peru-Boliviana, un gran país que
despertó el temor de sus vecinos sudamericanos.
.
Mapa de la Confederación
Perú-Boliviana en Sudamérica - 1836
Santa Cruz tenía una idea liberal y federal para la naciente confederación, es así como decide dividirla en tres
estados, el Estado Nor-Peruano, el Estado Sud-Peruano y Bolivia, cada una con su respectiva capital y
presidente, todas al mando del PROTECTOR DE LA CONFEDERACIÓN, título que Santa Cruz se otorgó como
supremo líder de la Confederación Perú-Boliviana.
La confederación Perú-Boliviana se convirtió así en un inmenso país de más de 3,500,000Km² de extensión,
haciéndolo uno de los países más grandes del mundo, y con una población bastante importante para la época,
eso sumado a los grandes recursos naturales y minerales, su creación no sólo implicaba el nacimiento de un
nuevo país sino un nuevo orden de fuerzas en el continente sudamericano. Es por eso que países como
Argentina y especialmente Chile veían peligrar su futuro de hegemonía en la zona con la aparición de tan grande
y poderosa nación, es por eso que en los años siguientes harían todo lo posible por desintegrarla, esto inclusive
con la ayuda de peruanos, especialmente de la capital Lima, que por intereses personales, tampoco veían con
buenos ojos a la confederación. A continuación veremos las causas de la caída del sueño del "Gran Perú".




La Confederación Perú-Boliviana, un sueño truncado
por chilenos y peruanos.

La confederación fue derrotada y disuelta por fuerzas chilenas, pero mucho tuvieron que ver los mismos
peruanos que estuvieron en contra de la confederación, Lima, la costa y el norte peruano tenían sus propios
intereses, diferentes a los de la sierra y el altiplano, con la expansión de mercados y el boom del guano el peso
de la económia peruana se inclinaba más hacia Lima y la costa, es por eso que Santa Cruz no fue apoyado por
los capitalinos ni costeños puesto que la confederación se enfocaba más en darle importancia al sur peruano
y a la sierra en general, además de esto Lima tenía temor de perder su protagonismo hegemonía e importancia
como urbe ante la idea de Santa Cruz de trasladar la capital a otra ciudad. Mucha de la clase alta criolla limeña
pensaba que la confederación iba a hacer peligrar su economía y sus influencias, aparte de ver como el eje
político del país se inclinaba más hacia la sierra. Entre los peruanos que no apoyaron la confederación podemos
citar a Ramón Castilla, Agustín Gamarra, Felipe Pardo y Aliaga, etc. Muchos de estos peruanos llegaron incluso a
exhiliarse en Chile, desde donde con el apoyo del gobierno chileno planearon destruir la confederación
Perú-Boliviana, a continuación citamos algunas de las razones por las cuales estos peruanos no apoyaron a
Santa Cruz:


-La confederación Perú-Boliviana, buscaba volver a darle un protagonismo al mundo andino y al indígena, esto no
fue visto con buenos ojos por la burguesía limeña de entonces.

-Aunque nunca se oficializó una capital para la confederación, existía en Santa Cruz la idea de tener la capital en
Tacna, siendo su principal puerto Arica, esto despertó el temor de Lima, pues veía peligrar su influencia como
ciudad, como capital y como élite.

-Nacionalismo: Muchos de los peruanos que estaban en contra de la confederación no aceptaban el hecho de que
un boliviano gobierne el Perú, consideraban a Santa Cruz como un extranjero invasor.

-El caudillismo: El Perú pasaba por una época en que todos querían gobernar, y todos querían ser líderes y
presidentes, es por eso que Santa Cruz tenía tantos enemigos, inclusive era odiado también por gente como
Agustín Gamarra, que también quería la unión con Bolivia, pero bajo su mando y no bajo el mando de Santa Cruz.

-Intereses económicos: El norte peruano era gran exportador de azúcar, mucha de esta azúcar se exportaba a
Chile, y a su vez Chile exportaba grandes cantidades de trigo al Perú, todo este comercio pasaba por el puerto
del Callao. Uno de los grandes temores de los norteños peruanos era que ante la preferencia que mostraba la
confederación hacia el sur y la sierra del Perú y con las crecientes tensiones con Chile, todo este comercio se iba
a perder.

-Racismo: Mucha de la clase alta peruana, sobre todo criolla limeña no aceptaban ser gobernados por un mestizo
hijo de caciques indígenas como lo era Santa Cruz, muestras de ese racismo se vió por todos lados y un gran
ejemplo era el poeta y político peruano Felipe Pardo y Aliaga, que en sus sátiras se burlaba de la apariencia
física y del acento serrano de Santa Cruz.
.
Bandera original de la Confederación
Perú - Boliviana
Ramón Castilla, enemigo de la
confederación Perú-Boliviana
Como hemos dicho, muchos peruanos de gran influencia estuvieron en contra de la confederación Perú-Boliviana,
muchos de ellos se fueron exhiliados a Chile en donde encontraron gran apoyo del ministro chileno Diego
Portales, quien tenía gran influencia sobre el presidente chileno de ese entonces Joaquín Prieto. Diego Portales
pensaba que el destino de Chile era el control del mar, por eso la confederación representaba un peligro para
dicho proyecto y un peligro para Chile en lineas generales, puesto que la confederación Perú-Boliviana era
prácticamente reconstruir el viejo virreinato del Perú, el cual siempre los había tenido opacados y sometidos
durante la epoca colonial.

Es así que con la ayuda de miliares peruanos de renombre como Ramón Castilla y Agustín Gamarra, Chile le
declara la guerra a la confederación, mandando inclusive dos expediciones chileno-peruanas para tratar de
acabar con Santa Cruz y su ejército. Tras duros combates la confederación sería derrotada finalmente en la
batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839. A continuación exponemos algunas de las razones de la intervención
chilena, en las cuales se puede notar claramente que esta guerra se dio básicamente por intereses económicos y
comerciales:


-Los agricultores del sur peruano veían con expectativa el modelo de libre comercio que la confederación quería
implantar, ya que esto les iba a permitir cosechar en masa productos que podían competir y hasta sustituir a los
productos de la agricultura chilena.

-Valparaíso en las últimas décadas había adquirido un protagonismo como importante puerto en el pacífico. La
confederación representaba una amenaza a esta hegemonía pues creían que el puerto del Callao podría
desplazarlos en importancia.

-Los chilenos habían firmado varios pactos comerciales con los ingleses, que eran los dominantes del mundo
comercial de aquel entonces, gracias a estos tratados Chile dominaba gran parte del comercio en el pacífico
sudamericano. Cuando Santa Cruz tomó el mando de la Confederación Perú-Boliviana instauró una política
liberal, disminuyendo las tarifas aduaneras, abaratando los impuestos al comercio exterior y dando todo tipo de
facilidades a la inversión extranjera, de esta manera Santa Cruz lo que buscaba era ganarse la preferencia de los
comerciantes ingleses. Para los chilenos esto significaba un peligro para su proyecto de hegemonísmo del puerto
de Valparaíso en el pacífico.

-Santa Cruz firmó varios tratados de libre comercio con Inglaterra, y buscaba hacer lo mismo con la creciente
economía de los Estados Unidos. Ante esto Chile vio peligrar el mercado del trigo y la harina que tenía en el
Perú, dado que los estadounidenses también eran grandes exportadores de estos productos.

-Santa Cruz dio seguridad económica y apertura de mercados a la confederación, ganándose el interés del
mercado mundial. Chile veía que con todo eso su económia peligraba y que siempre estaría a la sombra de la
confederación.

-La confederación representaba para Chile una amenaza sobre el control de la economía regional, además de ser
una amenaza para sus proyectos expansionistas.
Diego Portales
Consideraciones ante una posible unión entre el Perú y
Bolivia.

Sobre un panorama en el cual podamos real y seriamente pensar en una unión política, económica y social entre
Bolivia y el Perú, sería bueno resaltar algunos puntos que creemos deben tomarse en consideración:


-La unión entre Bolivia y el Perú busca la creación de un estado fuerte y con una visión de hegemonía
continental y global, basada en la grandeza territorial y de recursos que un país grande facilita. Tiene que para
esto eliminarse cualquier tipo de revanchismo y cualquier tipo de fricción que pueda existir entre bolivianos y
peruanos, debemos entender que somos UN SOLO PUEBLO, nacidos bajo una rica historia milenaria y que la
unión beneficiará tanto a los ciudadanos de Bolivia como del Perú.

-Puesto en claro el primer punto, debe de eliminarse de nuestras mentes antiguos conflictos como los que en
algún momento vivimos en la guerra con Chile, no podemos hacer de la unión una razón para tomar venganza y
tratar de recuperar territorios perdidos.

-Haciendo referencia al punto anterior es bueno resaltar que por el lado boliviano ya no habría motivo alguno de
reclamar una salida soberana al mar, ya que la unión cortaría de raíz ese problema, otorgándole a Bolivia toda la
estrecha y rica costa peruana.


Es bueno puntualizar que la Confederación Perú-Boliviana no ha sido ni será el único intento de volver a ver
juntas otra vez en una sola gran nación a nuestros dos países, es un anhelo que existe tanto en el Perú como en
Bolivia, y fue anhelo de nuestros antepasados que dieron su vida y lucharon por vernos unidos, y que
lamentablemente no se dio por culpa de extranjeros y de malos peruanos que solo velaban por sus intereses.
Somos un solo pueblo desde la muy remota Tiwanaku, pasando por los incas e inclusive durante el colonialismo.
Somos una sola gran nación y así debemos seguir siéndolo por la memoria de aquellos que lucharon por este
ideal y por las futuras generaciones que vendrán y podrán gozar de un gran país, lleno de riquezas y
oportunidades.
.
Copyright 2015 Partido Nacionalfederalista Peruano - PNFP
Partido Nacionalfederalista Peruano - PNFP
Página web: www.partidonacionalfederalistaperuano.com
Cusco - Perú
E-mail: nacionalfederalista@hotmail.com